Navegar por Internet también consume agua

Muchas de las actividades que realizamos a diario consumen agua, ya que para llevarlas a cabo utilizamos constantemente este recurso, ya sea directa o indirectamente. Sin embargo hasta hace poco no se había analizado el consumo de agua derivado de la navegación en Internet, lo cual es sorprendente.

Descargar datos de Internet puede consumir mucha agua.
Descargar datos de Internet puede consumir mucha agua.

¿Por qué gasto agua al navegar en Internet?

Cada vez que ingresamos a internet para revisar nuestras redes sociales, el correo electrónico o ver un vídeo en YouTube, gastamos agua. Esto está relacionado principalmente con la recepción de información desde los centros de procesamiento de datos de alguna parte del mundo, ya que allí se alojan las computadoras que desprenden calor y por lo tanto consumen grandes cantidades de energía para su enfriamiento.

Pero no solo es energía lo que se consume, sino agua.

Según revelaron investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) el año pasado, podríamos estar gastando hasta 200 litros de agua en la descarga de un sólo gigabyte (GB) de datos. Esta es una gran cantidad de agua por GB navegado y teniendo en cuenta que para el año 2015 el promedio de navegación en Europa desde teléfonos celulares fue de 1,9 GB al mes por persona, en Estados Unidos alcanzó 3,7 GB mes por persona.

Los centros de datos necesitan refrigeración constante. Green Mountain.
Los centros de datos necesitan refrigeración constante. Green Mountain.

El consumo de agua de las instalaciones de procesamiento de agua están ligadas muy de cerca con el agua utilizada para matener refrigerados dichos centros, además de la gran cantidad de energía requerida para su operación.

Por ahora, aunque la cifra asciende hasta los 200 L por GB, Ristic, investigador del Imperial College de Londres informa que puede ser solamente de 1 L por GB, lo cual genera una gran incertidumbre. Sin embargo la investigación demostró la huella hídrica y el alto impacto ambiental de los centros de datos.

«Es muy útil hacer una investigación preliminar para comenzar a examinar el problema», dice el especialista en tecnología Bill Thompson.

Se habla de que debe mejorarse el comportamiento del consumidor, lo cual en realidad no es muy viable, lo que afirma Thompson es que se debe cambiar el comportamiento de quienes gestionan dichos centros de datos, ya que es allí en donde directamente se llevan a cabo los consumos de energía y de agua.

Lo bueno es que hay esperanzas, según Kaveh Madani del Centro de Política Medioambiental del Imperial College, se han visto mejoras en cuanto a la gestión de los centros de datos, especialmente por parte de Facebook, Apple, Microsoft y Google que hicieron mejoras considerables respecto a su huella hídrica.

«Están invirtiendo en ese área porque comprenden los problemas de disponibilidad de agua, también entendieron que el riesgo reputacional es mayor que antes; si pasan por alto los efectos medioambientales, pueden dañar su reputación». Kaveh Madani, Imperial College de Londres.

El problema también está en que cada vez es más la demanda de estos servicios de información y tráfico de datos en la red, lo cual significa un crecimiento acelerado de la infraestructura de redes, más energía y generación de más calor, lo que se traduce finalmente en un mayor impacto ambiental, huella de carbono y uso de agua.

Facebook tiene un centro de datos en Lulea (Suecia), justo al sur del círculo polar ártico.
Facebook tiene un centro de datos en Lulea (Suecia), justo al sur del círculo polar ártico.

Ahora lo que se tiene planeado es la refrigeración natural o el uso de energías renovables para los centros de datos, como lo ha venido haciendo Facebook, quien construyó un centro de datos en Lulea (Suecia) al sur del círculo polar ártico, utilizando la refrigeración natural del ambiente para sus centros de datos, y Microsoft pretende poner centros de datos bajo el agua para que se refrigeren naturalmente, Apple también aumentó el uso de energía verde y dice que todos sus centros de datos se alimentan ahora al 100% con energía renovable y Google informó que varios de sus centros de datos emiten cero residuos a los vertederos, esto indica que hay avances en cuanto al impacto ambiental de la navegación por internet.

Como usuarios también podemos poner de nuestra parte, evitando navegar de manera dispersa o sin objetivos específicos, utilizando correctamente la red y contribuyendo en nuestra casa con el ahorro de energía en los equipos que utilizamos para acceder a internet, solo recordemos que nuestras acciones pueden salvar el planeta.

Por Manuel Ginalbert Zárate. 

Fuente: BBC



 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

+ 3 = 8