Técnicas para conservar los alimentos sin refrigerarlos

La diseñadora coreana Jihyun Ryou creó una serie de objetos decorativos que tienen la función de conservar los alimentos fuera de la nevera. El concepto detrás de su proyecto es el de recuperar los conocimientos ancestrales para mantener el sabor y los nutrientes de la comida.

Jihyun también quiere evitar que le delegamos la responsabilidad de cuidar nuestra comida a la tecnología, ya que actualmente si no tenemos un refrigerador estamos maniatados para poder conservar nuestros alimentos, lo que es una completa mentira. Esta investigadora asegura que con el frío se eliminan nutrientes y sabores de los alimentos, lo cual no es para nada beneficioso.

Además, el desperdicio de comida y energía en el mundo es un problema cada vez mayor, según la Organización de las Naciones Unidas, se estima que 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician al año, equivalente a un tercio de lo producido en todo el mundo, en América latina se desperdician aproximadamente 127 millones de toneladas anuales, con esto se podría alimentar a Perú completamente y sobraría comida. Jihyun cree que con los diseños que ella realizó se estaría combatiendo estos problemas.

Los diseños de Ryou para la mejor conservación de los alimentos

Conservar las papas con las manzanas hace que las primeras duren más por el gas etileno emitido por las segundas. Además, el diseño permite que las papas se mantengan a oscuras.

Mantener los vegetales de raíz en posición vertical, la misma en la que crecen, ayuda a que se mantengan frescos por más tiempo. La arena los sostiene y, además, es un elemento que los agricultores usaban en el pasado para hacer que perduren más en el tiempo porque mantiene la humedad. También ayuda a mantenerlos separados. Cuando están en contacto unos con otros se pudren con facilidad.

Consideramos a los zucchinis, berenjenas y pepinos como vegetales, cuando en realidad son frutas. Además de acelerar su proceso de descomposición, el frío de la heladera hace que pierdan nutrientes y sabor. Este estante cuenta con una bandeja para colocar agua y reemplazar la pérdida diaria de líquido por evaporación.

La cáscara de los huevos es muy porosa, lo cual hace que absorban el olor de la heladera. El tarro de agua incorporado en el diseño sirve para comprobar si están frescos, algo que no es posible saber a simple vista. Si el huevo flota, está podrido.


El arroz colocado debajo de la tapa de corcho de estos frascos absorbe la humedad, lo cual ayuda a que las especias se mantengan secas sin que se formen grumos.

FUENTE: La Bioguía. Todos los derechos reservados 2017.


Leave a Reply

Your email address will not be published.

45 − 41 =