Restauración de cultivos abandonados

La restauración de cultivos abandonados permite recuperar el paisaje y la vegetación original en los ecosistemas transformados por la práctica de la agricultura.

Principales causas del abandono de cultivos

  • La variabilidad de las precipitaciones,
  • Los periodos de sequía,
  • El aumento de la salinidad de los suelos ligado al aumento de la aridez,
  • El desarrollo de la maquinaria que sólo puede utilizarse en terrenos accesibles,
  • Pérdida de rentabilidad de los terrenos.

¿Qué ocurre con los cultivos abandonados?

Cuando un cultivo es abandonado normalmente sufre una degradación que favorece la desertificación y la erosión del terreno, además de aumentar el riesgo de incendios, la pérdida de biodiversidad y la destrucción del paisaje.

Fuente: Pixabay

Conoce aquí: Atlas de las zonas potenciales para restauración del paisaje forestal

 

Tipos de restauración de cultivos abandonados

La restauración de cultivos abandonados se puede realizar de forma activa o pasiva.

La restauración activa consiste en volver a introducir de forma artificial las plantas que colonizaban el terreno antes de ser utilizados en la agricultura. La restauración activa es más rápida, tiene menos riesgos pero tiene un coste mayor en comparación con el método pasivo.

La restauración pasiva o natural se deja que el terreno evolucione de forma natural sin ser manipulado. Retornar a las condiciones iniciales puede ser un proceso lento debido a la presión a la que han sido sometidas la tierra con las modernas técnicas agrícolas.

Para que la restauración pasiva tenga éxito tiene que afrontar problemas de dispersión, escasez de agua o competencia con otras plantas que son factores que pueden retardar la recuperación del ecosistema.

Tomado de: Geoinnova.org


Dejar un comentario