Colombia y su indiferencia frente al cancerígeno asbesto

Se estima que a nivel global cada año mueren como mínimo 107.000 personas por cáncer de pulmón, mesotelioma y asbestosis debidos a la exposición ocupacional al asbesto. Además, cerca de 400 defunciones se han atribuido a exposiciones no ocupacionales al mismo. La carga de las enfermedades relacionadas a ello sigue aumentando, incluso en países que prohibieron su utilización a principios de los años noventa. Debido al largo periodo de latencia de estas enfermedades, aunque se suprimiera su utilización de inmediato, el número de muertes que provoca solo comenzaría a disminuir después de varios decenios.

Para el año 2015, el uso de cualquier tipo de asbesto se encontraba prohibido en aproximadamente 55 países. Algunos otros permiten su uso, pero bajo ciertas restricciones. No obstante, alrededor de 140 países aún lo permiten con poco o ningún control.

En rojo se muestran los paises donde se prohibe total o parcialmente el uso de los asbestos, en amarillo los paises que esperan prohibirlo totalmente para el 2020, y en gris los paises que no tienen una reglamentacion que prohiba o advierta sobre el peligro del asbesto

La región que mayores restricciones ha adoptado sobre el asbesto es Europa. Las regulaciones del Consejo Europeo sobre este material comenzaron en 1983, cuando se adoptó la Directiva 83/477/EEC  del 19 de septiembre, mediante la cual prohibió “las actividades que exponen a los trabajadores a las fibras de amianto”. Esto, sin embargo, no fue suficiente para proteger la salud pública de los europeos. Por ello, el 26 de julio de 1999 la Comisión Europea aprobó la directiva 1999/77/EC, con la que prohibió todo tipo de utilización del asbesto a partir del 1 de enero de 2005. Vale la pena resaltar que dicha directiva resalta que “todavía no se ha establecido un nivel mínimo de exposición por debajo del cual el amianto crisotilo no plantee riesgos cancerígenos”. En esta misma línea, la Directiva 2003/18/EC de 27 de marzo de 2003 prohibió la extracción, manufactura y procesamiento de los productos de asbestos. En virtud de estas directivas los Estados Miembros de la Unión Europea han prohibido la comercialización y el uso de cualquier tipo de asbesto en sus territorios. Países como Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Suecia y el Reino Unido ya habían procedido con la prohibición del asbesto incluso antes del 2005. Hoy en día, todos los Estados Miembros han prohibido totalmente el uso y comercialización de todas las variedades del mineral.

En América Latina son 4 los países que lo han prohibido. El primero fue Argentina, que en 2000 prohibió el uso de anfíboles, y en 2001 el uso y la importación del crisotilo. Chile en 2001, mediante el Decreto 656 del Ministerio de Salud, prohíbe la producción, importación, distribución, venta y uso de todo tipo de asbesto y materiales que lo contienen. Uruguay también adoptó esta política en el año 2002 al prohibir su fabricación e importación. Honduras, 2 años más tarde, prohíbe el uso de productos que contienen crisotilo, antofilita, actinolita, amosita y la crocidolita, así como su importación, fabricación, distribución, comercialización, transporte y almacenamiento, excluyendo a los aislamientos térmicos o eléctricos de electrodomésticos, equipos electrónicos y equipos de protección personal contra incendios.

En Colombia, sin embargo, las cosas van en otra dirección. De acuerdo con las cifras mundiales de comercio del asbesto publicadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, conocido en inglés por sus siglas USGS, el consumo de este mineral aumentó en nuestro país un 26% en 2012, que pasó de 20.048 toneladas en 2011 a 25.164 toneladas al año siguiente. Este inquietante hecho sugiere que la industria colombiana sigue ignorando los riesgos biológicos y ambientales conocidos que plantea el uso del amianto, una sustancia cancerígena reconocida. Los datos de la tabla a continuación, que se han obtenido de fuentes oficiales colombianas, son consistentes con las normas U.S.G.S. estadística. En 2012, siete empresas importaron un total de 24.622 toneladas de Brasil, Rusia, India y Ucrania. El 60% de todo el asbesto importado fue para las empresas de Eternit Colombiana.

 

fuentes y referencias:

ONU, Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud_asbestos

Secretariado iternacional para la prohibicion del asbesto.lista de paises donde se a prohibido el uso de asbestos en construccion

GREENPEACE, informe el asbesto sigue enfermando a colombia

 

octubre 6, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *